viernes, junio 20, 2008

Todo llega



Ya he acabado. El martes pasado hice el último examen y a últimos de mes las notas, como los niños.


He tenido casi las mismas fechas que ellos para casi todo.


A partir de ahora, con “tanto” tiempo libre no sé si voy a saber qué hacer.


Tengo bastantes cosas pendientes y ahora querré hacerlas todas a la vez. No será posible, de eso estoy segura porque muchas de ellas no dependen sólo de mí.


Casi diez meses de “locura” desde antes de las 8 de la mañana hasta las nueve y media de la noche y luego en casa a hacer lo que no has podido hacer durante el día. Y los fines de semana, estudio, trabajos, casa, compra,…


No sé si se puede llamar queja a algo que no lo es.


Estoy muy contenta, he podido con todo, mi autoestima ha subido mucho en este tiempo porque, otra vez, he vuelto a sentir que podía y he aprendido muchas cosas y todo ha sido muy positivo.


Mis profesores se han sorprendido mucho. Creo que cuando me vieron, la más mayor de la clase con diferencia, no esperaban que tuviera los resultados que estoy teniendo. Me lo han dicho estos días. ¿Pensarían que iba a clase a pasar el rato?


Me gustaría seguir haciendo cosas de este tipo pero ya veremos si encuentro algo que se adapte. Buscar, buscaré, aunque espero que los horarios puedan ser un poco más flexibles.


El adolescente favorito también está mejor. Ya va teniendo edad y creo que está a punto de encontrar su momento, el “click” del pensar y hacer bien, en vez de ver qué pasa.


Empezó muy bien, luego se relajó y esta semana ha sido decisiva: los últimos exámenes, a ver qué resultados tiene.


Tampoco me voy a quejar mucho porque el cambio ha sido notable, pero… ya se sabe, siempre queremos más.


Ahora intentaré retomar mi blog y los de los demás, escribir más a menudo mis historias, mis casos y mis cosas.


He vuelto.


8 comentarios:

Carlitos Sublime dijo...

Me alegro muchísimo de que hayas vuelto, y también de que terminaras con éxito tu curso. La verdad es que, con estas cosas, la autoestima se dispara. Y en tu caso además tiene mucho mérito: familia, casa, trabajo...

Así que nada. Enhorabuena, y a ver si nos volvemos a ver prontito, ¿no?

Un besote

Carlitos

Medea dijo...

Rebienvenida María,

Oye, no sé que has estudiado pero felicidades por la valentía y por esa capacidad de superación y motivación que tienes. Y a seguir.. porque nunca se termina de aprender.

Besotes,

Lula Towanda dijo...

Me alegro que hayas terminado. Ya nos contarás de que se tratan estos estudios.
Yo terminé mi Master en Telemática en febrero y ahora estoy con la tesis. No hay edad para aprender, siempre es posible hacer lo que te propones si tienes motivación.
Se me avecinan grandes cambios, ya os contaré.

Anónimo dijo...

Mar dice:



¡¡¡¡¡ Bienvenida !!!!!!

Joseph Cartaphilus dijo...

Me alegro

De su vuelta y de la calma

Dichosos tiempos de descanso

Melytta dijo...

Te puedes imaginar lo identificada que me siento contigo. Eso de ser de las mayores de la clase, "competir" o "compartir" con jóvenes con tanto tiempo libre para estudiar y demostrar que no estás ahí para pasar el rato.
Ya lo creo que eso sube la autoestima. Yo estoy ahora con mis pruebas finales. Me veo a mí misma signando por la calle intentando recordar trozos del cuento o del texto del que me examinaré la semana que viene.
Así que te felicito, también a tu hijo es una edad difícil y sobre todo para ellos. Están aprendiendo a vivir a dejar de ser niños y crecer duele.
Me alegro que ahora con tiempo libre te veamos más por aquí.
Un beso muy grande.

Anónimo dijo...

Bravo María Felicitaciones!! está muy bueno ir logrado objetivos no es cierto? ya nos contarás con más detalle, besitos. crisfer

Sonybabe dijo...

Suena a total positivismo, cuánta luz!!!!!

Me alegro mucho María, pasaba a dejarte un saludín y me llevo sonrisas. Un beso grande,

KISS!!!